[CRÓNICA + FOTOS] ARCTANGENT FESTIVAL. Día 1, la jornada revival

FS_Ambiente_9150Por fin: 2014 ha sido el año en que por fin hemos podido asistir a un festival al que le teníamos ganas desde su creación, el año pasado. A pesar de su juventud, con carteles como el de este año el Arctangent es sin duda alguna el festival “sueño húmedo” para los amantes del post-rock, math-rock y similares, y tras visitar sus festivales hermanos (el barcelonés Aloud Music Festival y el Dunk! belga) no podía faltar esta tercera referencia, otro imprescindible si lo tuyo es el rock instrumental o experimental.

Ante todo, el festival Arctangent es uno de esos festivales independientes que se nota que están montados con infinito mimo, organizado cuidando los detalles y pensando en los amantes del género pero ante todo organizado por amantes del género. Un género que normalmente queda relegado a actuaciones puntuales en cualquier otro tipo de festival, y que aquí por fin adquiere la relevancia que se merece, protagonista absoluto y orgulloso de tener un público fiel y serio, de esos que realmente van a los festivales a disfrutar de la música.

Ambiente Arctangent Festival

El festival estaba situado en un gran terreno en medio de la campiña inglesa, y llegamos allí el jueves sobre las cuatro de la tarde. Desde entonces ya se veía venir que el tiempo no iba a estar de nuestro lado al menos en esa jornada, con claros alternándose con nubes amenazadoras en el ya de por sí inestable cielo inglés (la verdad: sabíamos a lo que veníamos). Nos dirigimos al escenario Yokhai, el segundo más grande del recinto, una carpa de aires circenses donde se celebrarán todos los conciertos de hoy. La jornada de hoy es especial porque, como queriéndonos hacer un favor a quienes nos perdimos la primera edición de todo este cotarro, el festival ha invitado a tocar a una selección de bandas de entre las más populares en el festival en 2013.

Pasadas las cuatro y media vemos a la que es la primera banda para nosotros de hoy: The Physics House Band. Viejos conocidos de quienes estuviéramos en el AMF o en el concierto de LITE en Barcelona, donde fueron la banda invitada, este joven trío ofreció un concierto en el que junto a sus canciones ya conocidas decidieron “mojarse” y dejar caer material nuevo. El resultado nos causó sensaciones contradictorias: sus nuevas canciones suenan más oscuras que las de su disco debut, aunque también más previsibles, mientras que son las conocidas, como Abraxical Solapse, las que se llevan el gato al agua ante una carpa bastante encendida ya.

The Physics House Band

The Physics House Band

Con una puntualidad excelente (no esperábamos menos por estos lares) los siguientes en saltar al escenario fueron Baby Godzilla. No les conocíamos antes del festival y si tuviéramos que explicar lo que vimos en una frase, probablemente sería esta: son tan raros y majaras como su propio nombre indica. Estamos ante un grupo que lleva sus directos a todo un nuevo nivel: cuando creías que lo habías visto todo, llegan ellos para demostrarte que el cielo es el límite: guitarrista y bajista haciendo crowdsurfing a la vez sin dejar de tocar, el cantante descolgándose de lo alto del exterior de la carpa con el micro metido en la boca, y, hell yeah why not?, vamos a darles las pantallas Marshall al público para que haga crowdsurfing con ellas si les apetece. Un concierto sin reglas en el que mi sensación fue estar viendo a una banda formada por hijos bastardos de The Dillinger Escape Plan. Batería, bajo, guitarra, todo frenético, todo a todo trapo, resonando en los huesos del cuerpo, sin reglas, todo vale. Y todo nos encantó.

Baby Godzilla

Baby Godzilla

Precisamente por eso, quizá después de semejante descarga, ver a TTNG (nueva denominación de These Town Needs Guns) fue un remanso de paz que, aunque probablemente necesario, a algunos nos resultó una especie de anticlímax. Su delicada mezcla entre math rock escorado hacia el jazz e indie, tuvo sus mejores momentos en la inicial Cat Fantastic y, mirando al pasado, en la excelente Gibon. Si las sonrisas y los suspiros melancólicos desde las primeras filas son una buena medida de éxito, ese día se demostró que tienen una buena base de fans incondicionales que les idolatran.

TTNG at Arctangent

TTNG at Arctangent

Así llegó una de las grandes sorpresas del festival, Nordic Giants. Su propuesta musical ya prometía en disco pero es en directo, con toda la puesta en escena audiovisual que ello conlleva, donde lo suyo va más allá de lo que ofrecen otros grupos. Son sólo un dúo, maquillado y ataviado con ropas casi tribales para la ocasión, tocando sintetizadores y batería en la penumbra, acompañados de proyecciones de inquietantes cortos y piezas de animación con referencias a los mismísimos Pink Floyd (!). Y diréis: hay otros grupos que hacen eso, y yo os digo, pues no, así no lo hacen. Porque con Nordic Giants los audiovisuales no están al servicio de la música, no son algo accesorio, sino que más bien se diría que la música es la banda sonora que ha nacido de las piezas visuales, verdaderas protagonistas que te mantienen en vilo durante todo el concierto. El uso de voces en off combinado con ecos étnicos y pulsos bailables entre la oscuridad de teclados y las sacudidas rítmicas de la batería les acercan más a grandes referencias como Massive Attack que al post-rock “al uso” de bandas como God is An Astronaut. Casi nada.

Nordic Giants

Nordic Giants

Three Trapped Tigers alcanzaron al parecer categoría de héroes nacionales del math-rock tras su actuación en el festival el año pasado, y al verles en directo queda claro por qué. Su sonido algo estridente y caótico, llevado a los límites del género, te asalta e hipnotiza:  al principio intentas “entenderlo” pero en seguida te das cuenta de que no se trata de eso, finalmente empiezas a simplemente escucharlo y abstraerte del mundo saltando y bailando hasta que te das cuenta de que la actuación del baterista te han poseído por completo y el corazón se te va a salir del pecho porque está intentando bombear tu sangre siguiendo sus ritmos endiablados. Marcianos, frenéticos y brillantes. Me quito el sombrero, chavales.

Three Trapped Tigers

Three Trapped Tigers

Se podría decir que la carpa ya estaba que ardía cuando salieron al escenario And So I Watch You From Afar y nos dispusimos a verles por segunda vez consecutiva después del showcase de Sargent House en Dublín la noche anterior. Algo especial debe tener un grupo cuando tocando en dos noches seguidas exactamente el mismo setlist, su directo te sigue emocionando tanto. Quizá tuvieron algunos problemillas de afinación en las guitarras si comparamos con la noche anterior, pero éstos se quedaron en simple anécdota ante el empuje con que defendieron tanto tema y el ambiente épico que sobrevino en aquella carpa mágica: gente volando por las primeras filas, el grupo metiéndose entre los fans, headbanging colectivo al unísono y hasta un “tipo duro” hipertatuado que llegó al foso haciendo crowdsurfing para agarrar a Rory del cuello y darle un beso de camaradería en la mejilla. Perfecta comunión entre banda y público y, como ya viene siendo costumbre en los de Belfast, toda una fiesta. Y aunque de nuevo nos dejaron con ganas de escuchar temas de su inminente nuevo álbum, ante la rotundidad de la petición de bis colectiva tuvieron que rendirse y despeinarnos con la descarga de S is for Salamander. Sí señor, así es como se acaba una gran jornada de inicio de festival: dejándolo en lo más alto. 

ASIWYFA

ASIWYFA

FOTOS Y CRÓNICA: ROSARIO LÓPEZ

Bookmark the permalink.

One Comment

  1. Pingback: El festival ARCTANGENT anuncia 40 bandas para su cartel - Flashes And Sounds

¿QUÉ TE HA PARECIDO? DEJA TU COMENTARIO