[CRÍTICA]”Tales of Us”, de GOLDFRAPP: La melancolía os sienta tan bien.

talesofus-goldfrapp-SQOs voy a contar una historia. Hace más de diez años que me enamoré perdidamente de una intrigante portada de disco en blanco y negro, la de Felt Mountain, de Goldfrapp. Un disco  repleto de canciones que hacían piruetas entre la banda sonora de film noir y la electrónica más sensible, y sobrevoladas por un halo de rareza que parecia más propio de un número circense que de una obra musical.

Con el segundo disco ya sabemos todos lo que pasó, empezó un claro cambio de dirección comercial y artístico del dúo hacia la electrónica más bailable, y aunque el conjunto era efectivo a muchos nos descolocó y decepcionó totalmente. Era como si se hubieran convertido en otro grupo. Han tenido que pasar cinco discos y varios volantazos en su trayectoria, pero cuando menos nos lo esperábamos lo han conseguido. Como si la portada en blanco y negro de este Tales of Us fuera un buen augurio, un guiño cómplice para que los desengañados nos volviéramos a acercar, nos han regalado una obra a la altura de su debut.

Tales of Us empieza con Jo, tema delicado como pocos, envuelto en arreglos de cuerdas enseñadoras y con una Alison susurrante de voz dulce… pero ya desde el principio se introduce un punto oscuro en el conjunto, porque esa voz dulce nos avisa que más vale que corramos si queremos salvar nuestra vida. Para cuando empieza Annabel ya te sientes como si te hubieras metido en un bosque encantando donde espacio y tiempo han quedado suspendidos y del que no tienes ni idea de cómo vas a salir. La voz de Alison se eleva a sus registros más agudos y tristes en el estribillo, y la manera en que ulula durante esa caída a la tristeza total en el último minuto y medio de la canción simplemente te secuestra. Y entonces la sigue Drew, esa mezcolanza de emociones indescriptible, y es infalible: te quita la respiración. Ya desde el comienzo con esa sencilla guitarra llena de esperanza se te pone el vello de punta, sientes un cosquilleo en las orejas y te das cuenta de que estás ante una de las piezas más inspiradas que el dúo han escrito en años. Ulla no baja el listón, desarrollándose en la misma línea, embriegada de melancolía, y Alvar juega a mezclar el folk inglés con la electrónica más eterea y se nos gana totalmente. Thea es sin duda el corte más electropop del disco, pero lo dirigen en la mejor dirección, la que está más cercana a la sensibilidad de Bat for Lashes, así que aunque se nos van un poco los pies al escucharla, la canción tiene alma. Simone y Laurel vuelven a mostrarnos el lado más introspectivo del grupo, aunque quizá sean las dos canciones con personalidad menos definida del disco. Agradables, eso sí. Pero el broche final llega con Clay, un corte positivo y etéreo que de nuevo parece elevarnos del suelo. Cuando acaba, entre cortantes violines, casi duele el silencio, mirar a ambos lados y encontrarte de nuevo en el mundo real.

Estamos ante un disco diferente a su debut, sí, más maduro y aposentado, y menos barroco en sus recursos en cierto modo, pero muy intenso y emotivo, y muy fiel en esencia a lo que nos capturó en clásicos como Lovely Head. Épica y elegancia cogidas de la mano, y entregadas en un ramo de canciones que parecen respirar y estremecerse junto a quien las escucha. Gracias por volver, Goldfrapp. La melancolía os sienta tan bien…

“Tales of Us”, Goldfrapp. Mute Records, 2013.

4-estrellas-M

Bookmark the permalink.

One Comment

  1. Pingback: Nuestros 13 discos estrella del 2013 - Flashes And Sounds

¿QUÉ TE HA PARECIDO? DEJA TU COMENTARIO